TORTUGA JAPONESA  

Cuidados Y Atenciones De Las Tortugas Japonesas Tortuga japonesa ó tortuga de orejas rojas, conocida por los científicos con el extraño nombre de Trachemys scripta elegans; es un quelonio de hábitos semi acuáticos que se distribuye naturalmente en la región Sureste de EUA y Noreste de México.
Es sin duda uno de los animales más populares en el mundo de las mascotas, exportándose de las granjas de Estados Unidos una cantidad enorme de ejemplares hacia todas partes del Mundo.
A pesar de esta gran popularidad, existe mucha ignorancia sobre las necesidades básicas de estas tortugas, lo que provoca que un porcentaje muy alto de todas aquellas que son adquiridas como mascotas, mueran a las pocas semanas de ser compradas.
Este artículo tiene como propósito plasmar algunas recomendaciones básicas, para tener éxito en el manejo de este tipo de tortugas y lograr que se conviertan en mascotas disfrutables y no en animales destinados a morir ó sufrir múltiples enfermedades en poco tiempo.

1.- Selección de la mascota. Preferentemente escoja tortugas que se vean activas, con los ojos bien abiertos y sin inflamación alguna y de ser posible que ya estén comiendo, no compre tortugas en la calle, el caparazón debe de ser firme sin tener las puntas frágiles.

2.- La elección de su alojamiento. Es necesario que la tortuga tenga un espacio considerable para moverse, y como se trata de animales con fuertes hábitos acuáticos; la lógica indica que requieren de un adecuado volumen de agua. Nosotros recomendamos acuarios o sistemas que tengan capacidad para contener al menos de 5 a 10 galones (20 o 40 litros de agua).
Adicionalmente, debe proveérseles de algún sitio para que la tortuga se pose fuera del agua.

3.- Manejo de la temperatura y calidad del agua. El apropiado control de estos dos factores es crucial para lograr un exitoso y sencillo mantenimiento de la tortuga. La temperatura debe mantenerse en promedio entre los 24 y los 28°C, lo que puede lograrse fácilmente con calentadores para acuario. Los mejores en nuestra opinión son aquellos que cuentan con termostato y quedan completamente sumergidos en el agua.
La calidad del agua puede mantenerse en niveles óptimos, implementando al sistema un filtro biológico de plataforma que sea operado por una cabeza de poder de potencia acorde al volumen de agua a ser filtrado. Utilizando este sistema de filtración, la limpieza del alojamiento se reduce significativamente y seguramente observará cómo esta combinación de estrategias hará que sus tortugas vivan cómodamente. 

4.- Seleccionar la dieta adecuada. Indudablemente esta etapa será la que nos asegure que nuestra tortuga sobreviva y viva saludable como nuestra mascota. Sobre este asunto existe mucha ignorancia y una inapropiada elección suele tener consecuencias ciertamente desastrosas.
Este tipo de tortugas tienen por definición una dieta omnívora, es decir que su alimentación incluye vegetales y animales. No obstante, se sabe que dependiendo de la edad, los requerimientos proteicos varían lo que determina preferencias alimenticias en las diversas etapas de su vida.
De esta manera, hoy sabemos que las tortugas jóvenes prefieren y requieren proteínas de origen animal; en virtud de que se encuentran justamente en su etapa de crecimiento. Cuando alcanzan la edad adulta (lo que en esta especie ocurre cuando los machos alcanzan los 10 cm y las hembras los 15 cm en promedio), su dieta se vuelve preferentemente vegetariana.
Lo ideal para mantener correctamente alimentada a nuestra tortuga en su etapa de crecimiento e incluso como adulta, es proporcionar una rica variedad de "ingredientes" que cubran satisfactoriamente sus requerimientos proteicos y por tanto sus preferencias alimenticias. Esto implica que debiéramos reunir esta variedad y alimentar con ella a la tortuga, lo que ciertamente resulta poco práctico y complicado.
La solución a esta aparente complicación se adquiere fácilmente al comprar nuestra mascota, pues comúnmente se adquiere al mismo tiempo el alimento de la misma. Sin embargo, si elegimos un alimento que no es el adecuado; las complicaciones no tardarán en aparecer.
Es costumbre que se elija alimentar a la tortuga con camarones secos ó con Artemia viva, y el hecho de observar que muchas veces las tortugas los comen con voracidad hace pensar que son un buen alimento. Nada más lejos de la realidad. Estos alimentos carecen de un contenido proteico adecuado, además de que son altamente deficientes en calcio y varias vitaminas y minerales esenciales para el adecuado crecimiento de la tortuga; por lo que tarde o temprano las mascotas mostrarán signos de desnutrición y alteraciones metabólicas como reblandecimiento de la concha, o bien enfermedades asociadas con la deficiencia de vitaminas, como la inflamación de los ojos. El resultado final de esta errónea elección, es la muerte de la mascota, si no recibe un oportuno tratamiento.
Todo esto puede evitarse, si alimentamos a nuestras tortugas con un tipo de alimento seco, balanceado que cuente con un adecuado contenido proteico y además esté suplementado con vitaminas y calcio; pero lo más importante es que sea apetecible y bien aceptado por las tortugas.

Fuente: www.acuarioabe.es.tl