CUCARACHA DE MADAGASCAR

Clasificación:

Nombre Científico: Gromphadorrhina Portentosa

Familia: Blátidos

Orden: Dictiópedos

Clase: Insectos

Distribución:

El área de distribución de esa gran cucaracha comprende única y exclusivamente en la Isla de Madagascar. 

Descripción y Hábitat:

La cucaracha gigante de Madagascar es una de las cucarachas más grandes que se conocen. Con una longitud total de 8-9 cm y un peso de 15 grs, lleva una existencia discreta ya que se trata de un animal nocturno y lucífugo (huye de la luz). Durante el día se mantiene en escondites inaccesibles, entre amasijos de materia vegetal seca, en la madera carcomida de los troncos podridos y en otros lugares propicios para, cuando llega la noche, entrar en actividad.

El aspecto general del cuerpo es alargado y protegido por un fuerte caparazón. Presenta una coloración básicamente negra con algunas zonas marrón claro, principalmente en las uniones entre los diferentes segmentos del cuerpo, y ni los jóvenes  ni los adultos poseen alas que les permitan volar. Las patas son robustas y están provistas de pequeñas espinas.

Se las encuentra en el suelo de los bosques donde se mueve con lentitud, mientras va eligiendo lugares oscuros y calidos, entre la densa capa de hojas que recubre el suelo de estas regiones boscosas y forestales, donde buscar alimento. Por el contrario, nunca se instala en las viviendas humanas.

Mantenimiento:

Pueden mantenerse varios ejemplares juntos ya que no muestran ningún tipo de agresividad entre ellas, siempre y cuando dispongan de suficiente espacio y comida; además, en libertad, se ha observado que la cucaracha gigante de Madagascar tiende a formar sociedades muy compactas, en las que conviven adultos y larvas de diferentes edades. En estas colonias no se observa nunca una ordenación de tipo jerárquico ni siquiera ningún tipo de especialización particular del tipo de las que se observan, por ejemplo, en hormigas y abejas, y parece como si cada individuo viviese de manera totalmente independiente de los demás. Las feromonas son las que permiten a las cucarachas agruparse, detectar un peligro o encontrar pareja.

A pesar de su aspecto, esta cucaracha es totalmente inofensiva y puede ser manejada sin ningún riesgo. Sin embargo, es aconsejable manipularla con cuidado para evitar dañar al animal.

Instalación:

El Terrario mínimo debe tener 35 cm de longitud por 20 cm de ancho y 25 cm de altura. Se trata de una cucaracha que puede trepar por los cristales, por lo que, para evitar fugas, se coloca una malla mosquitera en la parte superior del terrario, lo suficientemente grande para permitir la ventilación, pero también lo suficientemente pequeña para evitar la fuga de las crías.

Existen varios tipos de substratos que pueden ser utilizados: cortezas de troncos, turba, tierra, marlo, etc. Lo ideal es disponer una capa de 3 a 4 cm de grosor de suelo, sobre el que se colocan cortezas u otros elementos para facilitar a los animales un lugar en el que refugiarse de la luz. También es necesario proporcionarles una fuente de calor con una lámpara infrarroja para mantener una temperatura diurna de 26 a 28ºC, que puede hacerse descender unos 3 grados durante la noche.

La humedad también es muy importante para esta especie, y si bien ha de ser relativamente alta, debe existir una buena ventilación para evitar la aparición de ácaros. 

Alimentación:

El régimen alimenticio de la cucaracha gigante de Madagascar consiste en una variedad infinita de materias comestibles. Es detritívora y se alimenta de todo tipo de restos orgánicos, sin ningún tipo de preferencias: materia vegetal muerta, insectos muertos... que localiza gracias al sentido del olfato, situado en las antenas, contribuyendo de este modo al rápido reciclaje de sustancias orgánicas.

 

En cautiverio es sencillo alimentar estas cucarachas, ya que admiten de buen grado casi cualquier cosa. No es necesario colocar un bebedero en el terrario siempre y cuando se tenga la precaución de suministrar alimento húmedo (manzana, pera, banana, zanahoria, lechuga, naranja), que debe retirarse antes que se estropee y aparezcan hongos.

 

Reproducción:

Cuando el macho alcanza la madurez sexual, comienza a emitir una secreción olorosa (feromona) que es percibida por la hembra a través de unos receptores específicos situados en sus antenas y cuyos efectos pueden extenderse a bastante distancia. Una vez que la hembra ha sido fecundada, empieza a poner huevos, que engloba en el interior de una cápsula protectora llamada "ooteca". Esta ooteca es un recipiente corneo y fuerte que la hembra porta consigo hasta el momento de la eclosión

 

Unos meses después de la puesta, los huevos se abren para dar paso a unas pequeñas larvas blancuzcas (8-9 mm) que, tras perforare las paredes de la ooteca y salir al exterior, experimentas una primera muda. Estas crías llevan el mismo régimen de vida que el adulto y son capaces de alimentarse por si solas, por lo que a una temperatura de 26ºC, llegan a su estado adulto en 7-9 meses.

 

No existe ningún problema a la hora de distinguir a los machos de las hembras ya que en  los primeros existen dos protuberancias o excrecencias corneas en el dorso del tórax, casi encima de la cabeza.

 

Curiosidades:

Cuando es atacada o molestada, la cucaracha gigante de Madagascar se aplana fuertemente contra el suelo o soporte y expulsa bruscamente el aire contenido en sus vías respiratorias, produciendo un inquietante resoplido, cuya finalidad es la de asustar a su agresor.

 

Esencialmente andadora, está dotada de ágiles patas de una longitud progresivamente creciente de delante hacia atrás, lo que le permite escalar por las accidentadas superficies de las cortezas y paredes rocosas, e incluso del cristal.