SERPIENTE BEJUCA

Nombre Común: Bejuca.
Nombre cient
ífico: Oxybelis aeneus.
Localidad t
ípica: Ega (hoy tefé), Amazonas, Brasil.
Distribuci
ón geográfica: Desde el sur de Arizona hasta el norte de Sur América.
Distribuci
ón conocida en Venezuela: Se conoce en todo el país. desde el nivel del mar hasta unos 1.300 metros de altura.
Cabeza en forma de punta de flecha; ojos grandes, con pupilas redondas; cuerpo fino y muy comprimido en sentido lateral; cola larga y filamentosa.
Rostral poco visible desde arriba; internasales, nasales y prefrontales; alargadas; no hay escama loreal; una preocular y dos postoculares; formula temporal 1+2. Hay 8 a 9 supralabiales y de 8 a 10 infralabiales; dos pares geneiales.
La escamaci
ón dorsal está dispuesta en 17 - 13 hileras. Ventrales 170 a 198; subcaudales 147 a 194, en dos hileras; placa anal, dividida.
La coloraci
ón es grisácea o pardo clara dependiendo de donde se le ubique, casi uniforme. la parte inferior de la cabeza es de color blanco o amarillo limón; hay una raya negra postocular.
La coloraci
ón y la forma corporal de esta serpiente como lo mencionamos arriba se asemeja notablemente a las ramas secas de los arbusto sirviendole tanto para pasar por desapercibidas como para asechar a sus presas.
Es de r
ápidos movimientos la cola es muy fina.
La "Bejuca" es una serpiente arbor
ícola y de costumbres diurnas, que se alimenta de lagartijas
en cautiverio es realmente un reto para mantenerlas ya que son sumamente nerviosas adem
ás de que es difícil crearle el hábitad adecuado esto hace que difícilmente lleguen a aclimatarse al cautiverio.

Generalmente las serpientes presentan colores similares al medio en donde viven (homocromía), pero también pueden tener una combinación de forma y colores parecidos al hábitat (homotipia). Un ejemplo claro de esto último lo constituye una culebra inofensiva llamada "Bejuca" (Oxybelis aeneus), que se confunde muy bien con las ramas secas de los arbustos donde vive. En otros casos hay mimetismo, el cual permite que una especie inofensiva presente un gran parecido con otras especies peligrosas.

La hermosa serpiente Lora Bejuca utiliza su color verde esmeralda para camuflarse en las ramas de los árboles, simulando ser parte del follaje, una estrategia similar a la que emplea el insecto hoja, que además de imitar perfectamente la forma y color verde de las hojas, también imita las partes secas.